top of page

La ocasión en que Dodge se volvió loco con un prototipo digno de una pesadilla. Tan... inusual, que ni ellos mismos se atrevieron a producirlo.

A lo largo de la historia de Dodge, se han conocido numerosos modelos icónicos e incluso legendarios. Sin embargo, no siempre fue así. En el departamento de vehículos conceptuales, hubo una ocasión en que un diseñador perdió la compostura con un prototipo tan poco atractivo que nunca llegó a la línea de producción.



Estamos hablando del Dodge Super8 Hemi Concept de 2001, un híbrido entre un Charger y un Durango. El encargado de este proyecto fue Freeman Thomas, diseñador de Chrysler en esa época, quien se inspiró en la "fusión de iguales" de DaimlerChrysler. La idea principal de este modelo era rendir homenaje a los grandes autos americanos de la década de los 50. Aunque la idea sonaba interesante, el resultado final lucía algo diferente.


En la parte frontal, destacaba una gran parrilla similar a la utilizada en modelos como la Dodge Ram 1500 y el Viper, aunque con un estilo propio y más robusto. En los laterales, incorporaba puertas de tipo suicida y rines de 22 pulgadas. El resto de la carrocería presentaba líneas modernas para la época de los 2000, con un parabrisas de una sola pieza que sustituía al poste A y se conectaba con una caída tipo coupé en la parte trasera. El estilo retro también se trasladó al interior, que contaba con un display LCD con reproductor de CD. En la parte superior del tablero se encontraban los indicadores de velocidad, tacómetro y medidores de niveles.



A pesar de su aspecto poco atractivo, el Dodge Super8 Hemi Concept de 2001 estaba equipado con un motor HEMI V8 de 5.7 litros que generaba 395 hp. Se montaba sobre la plataforma de un Jeep Grand Cherokee, mientras que el diferencial trasero provenía de un Mercedes-Benz Clase S W220. Este modelo estaba dirigido al segmento de lujo, con un precio estimado entre 35,000 y 40,000 dólares.


En teoría, prometía ser un éxito de ventas, pero su diseño y los altos costos no lograron convencer a los directivos de DaimlerChrysler para llevarlo a producción. No obstante, este prototipo estableció las bases para el diseño que más tarde se vería en el Dodge Charger y el Dodge Magnum.

0 visualizaciones0 comentarios

تعليقات


bottom of page