top of page

El Dodge Viper se convierte en la máquina perfecta para cruzar el desierto a toda velocidad.


El Dodge Viper , con su estilo único, logró hacerse un lugar en el mundo automovilístico gracias a su concepto radical. Conducirlo era una experiencia increíble, y debido a la falta de asistencias, también podía ser un vehículo tan efectivo como peligroso.


Sin duda, era perfecto para el circuito, pero SuperFastMatt también vio su potencial como una bestia todoterreno. Tomó un Viper rojo de primera generación y lo transformó en un proyecto absolutamente impresionante.



Matt modificó el Viper equipándolo con enormes neumáticos todoterreno y ajustando el sistema de suspensión con amortiguadores de largo recorrido. En la parte trasera, instaló un eje de Jeep Wrangler Rubicon con diferencial de bloqueo. Además, mejoró el radiador para soportar altas temperaturas y condiciones adversas.


Estéticamente, los cambios fueron mínimos; las salpicaderas se recortaron y se añadió un tumbaburros delantero. Aunque se consideró modificar la parte trasera para albergar llantas de repuesto, esta idea finalmente se descartó para el Rally Viper.



El motor V10 de 8.0 litros con 400 hp y 465 lb-pie de torque, junto con la transmisión Tremec T-56 de seis velocidades, se mantuvieron sin modificaciones. La tracción sigue siendo a las ruedas traseras. Matt afirma que este Viper es perfecto para recorrer el desierto y hacer donas en la tierra, aunque, desafortunadamente, el proyecto ha tenido algunos problemas de sobrecalentamiento.


Además, carece de una caja de transferencia para enfrentar situaciones más extremas. Sin embargo, este Rally Viper es una excelente máquina para realizar saltos en el desierto.

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page