top of page

El blindaje no es exclusivo de los grandes sedanes o SUV, y este Golf GTI lo demuestra perfectamente.


Cuando pensamos en vehículos blindados, es habitual imaginar grandes camionetas como la Chevrolet Suburban o la Jeep Grand Cherokee, e incluso imponentes sedanes como el BMW Serie 7 o el Audi A8. Sin embargo, que la protección balística haya sido instalada en un Volkswagen Golf GTI de la generación actual, definitivamente llama la atención.



Desarrollado por SVI Engineering en Sudáfrica, este vehículo de respuesta rápida está equipado con una capa de acero blindado de 3.5 milímetros de grosor y vidrios balísticos ligeros. De no ser por la decoración especial y las luces adicionales, este hatchback alemán podría fácilmente pasar por un GTI convencional.


Según las especificaciones, la ventanilla del conductor puede abrirse hasta la mitad, mientras que las demás permanecen fijas por razones obvias. La empresa también ha indicado que esta conversión está disponible para el Golf R.



Para aumentar la seguridad, se empleó acero blindado de alta calidad en las puertas, los pilares, el techo y una mampara trasera personalizada. Esta última se eligió para evitar la necesidad de blindar el portón, minimizando así el aumento de peso y reduciendo los costos.


Los componentes críticos del motor están mejor protegidos gracias al blindaje de las salpicaderas delanteras, y la batería cuenta con protección antibalas. Como era de esperar, añadir toda esta protección extra tiene sus inconvenientes. El coche pesa 340 kilos más que el GTI convencional. Además, el consumo de combustible se ve afectado, pero los ocupantes podrán desplazarse con total tranquilidad por zonas complicadas.



SVI Engineering ajustó la suspensión para soportar el considerable aumento de peso, elevando el coche a casi 1,500 kilos en la báscula. La ventaja es que el Golf GTI puede resistir ataques con pistolas y rifles de hasta 7.62 x 39 mm, gracias a su blindaje B4+. De hecho, el vidrio balístico puede detener cuatro disparos de un rifle AK-47.


Para realizar esta conversión, la empresa especializada necesita alrededor de tres meses para transformar un GTI o un Golf R. Independientemente del modelo elegido, el paquete de blindaje tiene un costo de aproximadamente 642 mil pesos, sin incluir impuestos ni el coche.

3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page